Historia de Bocas del Toro

Reserva Aqui



 
 

En el extremo noroccidental de Panamá se encuentra un racimo de islas que originalmente estuvieron habitadas por los indios Guaymíes y que en la actualidad se han entremezclado con afrocaribeños e hispanos. La lengua es también una interesante mezcla conocida como Guari-Guari, que no es más que una combinación del inglés, español y dialectos indígenas.

Las islas descubiertas por Cristóbal Colón en 1502, se desarrollaron como puntos de suministro y reparación de la industria de barcos. Esto explica algunos nombres como Bastimentos y Carenero, que significan abastecimiento y carenar, respectivamente.

Isla Colón, la más grande e importante del grupo, alberga la ciudad de Bocas del Toro de la epoca. Fundada en 1826, se convirtió en la tercera ciudad más importante del país hasta la segunda década del siglo XX. United Fruit Company, la mayor productora de banano, conocida hoy como Chiquita Brands, se fundó aquí como resultado de la competencia en la explotación de la industria del banano.

Cinco consulados, tres periódicos, una planta embotelladora y la primera lotería del país son indicadores de la prosperidad que gozaban los habitantes de las islas. Junto al banano, se producían y exportaban cocos, conchas de tortuga, zarzaparrilla y cacao en grano.

Actualmente se hacen esfuerzos para preservar el encanto de sus anchas calles y de sus casas de madera, vívidos recuerdos de la influencia arquitectónica inglesa de las islas.

En 1988 se creó el primer santuario marino de Panamá, el “Parque Nacional Marino Isla Bastimentos”, cuyo propósito es preservar su ambiente natural. De unas 13,000 has, incluye hermosos paisajes submarinos donde disfrutar del buceo entre magníficos arrecifes de coral y pastos marinos. Al norte de Isla Colón se encuentra Cayo Cisne, un hermoso santuario de aves donde se puede observar una variedad amplia de aves marinas locales y migratorias.

Mientras esté de vacaciones, asegúrese de disfrutar de excitantes aventuras ecoturísticas, de hermosas playas y de las misteriosas profundidades marinas. Porque aquí, en estas islas tropicales y vírgenes, de arena dorada y agua clara, en éste, el secreto mejor guardado de Panamá, disfrutará momentos memorables. Aléjese de la ruidosa ciudad y venga a gozar de nuestra cultura, cocina y arquitectura caribeña.